No falla, empieza un nuevo año y a todos nos entra la prisa de ponernos en forma. Los gimnasios se llenan. Y aún más gente decide que es el momento ideal para empezar una dieta. Dieta que muchas veces no nos funciona para nada. Lo pasamos mal y el peso no se va (o se va y viene con aún más fuerza).

El primer error a la hora de empezar una dieta es seguir el consejo equivocado. La gran mayoría de personas que hablan de dieta, o de nutrición en general, no tienen ni idea. Pero tenemos tendencia a escucharlos por el llamado sesgo de autoridad (que hace también que nos sea difícil convencer a un conocido que lo que hace no tiene sentido ya que tú no eres nadie y en cambio a él, su dieta se la recetó X, Y o Z).

Este podcast de MindPump pone los puntos sobre las íes y cuenta las 8 personas / instituciones que NO tienes que creerte cuando busques consejos sobre la mejor dieta. Os dejo una resumen + traducción de estos 8 perfiles malditos. Tenéis también el vídeo completo del podcast al final del post. Veamos a quién no debemos escuchar:

  1. Los médicos. Te sorprendería saber lo poco que saben los médicos sobre nutrición (a no ser, obviamente que sea su especialidad). Se dan muy pocas horas de nutrición en la carrera de medicina con lo que un médico no por ser médico es un experto en dietas y nutrición.
  2. El gobierno. Las recomendaciones del gobierno normalmente están desfasadas y sugieren alimentos y dietas que se sabe que no son correctas. Solo hace falta repasar las recomendaciones de los últimos años en relación al no consumo de grasas (que no son el enemigo), olvidándose casi siempre de los azúcares. Además, las recomendaciones vienen de unos consensos que muchas veces acaban generando recomendaciones muy poco concretas y conservadoras para contentar a todo el mundo (incluidas las empresas de alimentación que no quieren verse perjudicadas por las recomendaciones).
  3. Los fanáticos de la ciencia que justifican sus consejos con algún artículo científico que han leído recientemente en una revista importante. Yo, como investigador sé perfectamente que muchos artículos tiene que exagerar sus conclusiones para poder ser publicados en ciertas revistas. Pero aunque el estudio sea completamente sincero, hay que saber interpretar los resultados y su importancia. Que funcione en ratas no implica que funcione en humanos. O que ayude a reducir peso en personas sedentarias no implica que también lo haga en deportistas. O que funcione para gente diabética que lo haga en….
  4. Los vendedores de “su” dieta que muchas veces ganan dinero por convencerte. Con pocos argumentos más allá de criticar todas las demás y/o ciertos grupos de alimentos. Y sin tener en cuenta que no hay ninguna dieta que sea universal. Toda recomendación debería tener en cuenta tus características físicas y adaptarse a ellas.
  5. Los influencers del mundo del fitness. Que alguien tenga el cuerpo que a ti te gustaría tener no implica que sepa de dietas. Por muchas de las razones que ya hemos ido comentando: lo que a ellos les funciona no tiene por qué funcionarte a ti. A lo mejor realmente están comiendo mal pero les salva su genética.  O están obsesionados con el deporte con lo que cualquier cosa que coman la queman pero pueden estar creándose problemas que saldrán en diez años.
  6. Los culturistas. Por las características del deporte, saben bastante sobre como conseguir crecer tus músculos y, cuando llega su momento de competir, reducir su porcentaje de grasa corporal. Pero a no ser que quieras ser culturista, mejor no intentar imitarlos. Los culturistas competitivos no son realmente un ejemplo a seguir para una vida saludable (y no hablo de lo que toman).
  7. Los amigos que han tenido éxito con algún cambio en su estilo de vida. Es muy convincente que tu propio amigo, en quién confías, te diga lo que a él le funciona y te anime a seguir su ejemplo. Tu no eres él, y probablemente, su cambio de estilo de vida no se resume realmente a comer apio cada noche sino que hay muchos otros cambios que combinados le han ayudado
  8. Las empresas de suplementos. Si te paras a pensar, muchas de las dietas recomiendan que tomes suplementos para complementar esos nutrientes que no tomas por culpa de la dieta. Con lo que las empresas de suplementos son las primeras interesadas en que la gente haga dietas. Cualquier tipo de dieta mientras tenga que ir acompañada de pastillas.

Con esta lista no pretenden decir que no hay ningún médico, gobierno, amigo,… que no tenga razón. El objetivo es que dudes de todos ellos y te informes de las razones, datos, motivaciones que hay detrás de sus consejos y no te los creas simplemente por ser quién son.

Y puestos a escuchar a alguien, más allá de buscar un experto en nutrición que, sin ataduras comerciales, pueda examinarte, escucharte y recomendarte unas pautas nutricionales (yo casi evitaría la palabra dieta), escúchate a tu mismo que mejor que nadie sabes lo que te funciona de verdad.

 

 

 

Únete a la comunidad Familia Sana. ¿Te animas a vivir mejor?

Únete a la comunidad Familia Sana. ¿Te animas a vivir mejor?

Bienvenido, ya eres uno de los nuestros!

Pin It on Pinterest

Share This