Alguien que, como yo, lleva gafas desde los 6 años, tiene un especial interés (¿obsesión?) con la salud de sus ojos. Es por eso que, al notar el efecto de tantos confinamientos, teletrabajos, zooms,… he estado leyendo un poco y probando una rutina de ejercicios para los ojos.

El porqué ejercitar los ojos

Hay varios músculos que juegan un papel muy importante en la visión. Los músculos externos controlan los movimientos del ojo (músculos del ojo externos). Los internos le ayudan a enfocar la mirada en los objetos en función de su distancia. Nadie pone en duda la importancia de entrenar cualquier otro músculo del cuerpo. Los ojos no tendrían que ser una excepción.

Y no, no vengo a deciros que con ejercicios podréis abandonar vuestras gafas. Por mucho que haya historias inspiradoras. Y que sí que crea que poner gafas demasiado pronto seguramente no ayuda. Pero igual que nadie se piensa que los culturistas consiguen desarrollar los músculos “solo” haciendo ejercicio (¿verdad?), mejor que nadie se piense que notará mejoras evidentes haciendo estos ejercicios. Más que mejorar, yo, sí evito empeorar pues casi que me conformo.

Rutina de ejercicios para los ojos

Hay bastantes webs con sugerencias de ejercicios (incluso vídeos, os dejo uno más abajo). De hecho, el concepto de ejercitar los ojos no es nada nuevo. Es fácil encontrar menciones a este tipo de ejercicios incluso en libros clásicos de yoga. Aquí os explico los que yo hago. Intento primero ejercitar pero también después relajar los ojos. En total no más de diez minutos. A realizar sin gafas / lentillas si es posible. Y mejor al aire libre. Siempre lentamente y con suavidad. Sin forzar. Los ejercicios son útiles para miopía, vista cansada, …

Ejercicios a realizar, diez veces cada uno:

  1. Parpadear. Este de hecho a repetir durante el día, que de tanto mirar la pantalla fijamente nos olvidamos de parpadear y se irritan los ojos
  2. Movimientos derecha-izquierda: mover los ojos horizontalmente.
  3. Movimiento arriba-abajo: mover los ojos verticalmente
  4. Movimientos recorriendo las dos diagonales.
  5. Dibujar el número ocho con los ojos. Aunque a mi me gusta más dibujar “infinitos”.
  6. Cambio de foco. Mirar, alternativamente, un objeto muy cercano (ejemplo, un dedo delante de los ojos) y uno muy lejano. Yo lo hago con cada ojo individualmente, cerrando el otro. Así también les hacemos trabajar “solitos”.
  7. Relajación. Cerrar los ojos y taparlos con las palmas de las manos.

Consejos adicionales

Para acabar un par de consejos más:

 

¿Te animas a vivir mejor?

¿Te animas a vivir mejor?

Aprende como mejorar tu salud física y mental. ¡Y la de tu familia!

Bienvenido, ya eres uno de los nuestros!

Pin It on Pinterest

Share This