Mucha gente piensa que llevar una vida sana es muy caro. Y sí, los alimentos de proximidad o ecológicos pueden ser más caros que otros de peor calidad. Y la cuota del gimnasio hay que pagarla. Y las vitaminas y suplemento también. Pero todo esto palidece en comparación con lo que te vas a ahorrar al llevar una vida sana.

Veamos algunos ejemplos (sin ningún orden, no se trata tanto de ser exhaustivo sino simplemente de haceros ver que la salud es algo al alcance de todos):

  • Ahorra en calefacción al optar por las duchas frías
  • Ahorra al no desayunar
  • Gana más siendo más productivo al encontrarte física y mentalmente mucho mejor
  • Ahorra comiendo en casa, siempre más saludable que ir al restaurante.
  • Ahórrate visitas al médico y el coste de los tratamientos asociados
  • Ahorra reduciendo mucho tu consumo de alcohol
  • Ahorra al no comprar “porquerías” (chuches, bollería, galletas,…) que no te aportan nada y sólo te llenan de, por ejemplo, azúcar.

Ahorra y sigue invirtiendo en tu salud, para ahorrar aún más en el futuro. ¿Qué otros ejemplos os vienen a la cabeza?

Imagen de cabecera por Micheile Henderson en Unsplash

Únete a la comunidad Familia Sana. ¿Te animas a vivir mejor?

Únete a la comunidad Familia Sana. ¿Te animas a vivir mejor?

Bienvenido, ya eres uno de los nuestros!

Pin It on Pinterest

Share This