La cebolla alegra mis noches. Sobretodo las noches en que a mi hija pequeña le da por toser. Desde que descubrí la cebolla como remedio casero natural contra la tos que duermo mucho mejor, eso sí la habitación huele fatal.

Y es que hay noches en qué mi hija decide ser la estrella del “festival de la tos” con lo que ni ella ni nadie puede pegar ojo en toda la noche.

Compartiendo nuestras penas con la gente de la tienda SinMas , llegué a casa con una recomendación bastante rara

Si quieres evitar que los niños tosen durante la noche, corta una cebolla por la mitad, ponle un poco de sal encima y déjala en la mesita de noche

La verdad es que no di ninguna credibilidad al consejo (me cuesta mucho creer en soluciones “mágicas”) pero como ponerlo en práctica era barato lo probamos.  Y, tócate las narices, ¡funcionó!, Lena durmió como un angelito toda la noche.

Unas semanas después, hemos conseguido evitar otro festival con el mismo sistema. Con dos repeticiones, ya me da para generalizar que funciona y dar como regla universal que la cebolla es el mejor remedio para la tos. Sí, de acuerdo, lo dejamos en “regla universal para Lena” pero para mí es suficiente 🙂

Eso sí, sólo va bien para dormir, que con lo que os va a apestar la casa de cebolla, ya os digo yo que no dan ganas para hacer nada más. De todas formas, esta “contraindicación” es muy leve, la alternativa es no dormir con la niña tosiendo toda la noche que tampoco invita a hacer nada que no sea sobrevivir hasta que salga el sol y podáis enviarla a la guarderia o colegio.

Foto por Thomas Martinsen en Unsplash

 

Únete a la comunidad Familia Sana. ¿Te animas a vivir mejor?

Únete a la comunidad Familia Sana. ¿Te animas a vivir mejor?

Bienvenido, ya eres uno de los nuestros!

Pin It on Pinterest

Share This